viernes, 19 de febrero de 2016

El CODECS lanza una campaña para alertar del riesgo de financiar los tratamientos dentales por adelantado [Dentistas Castellón]

FullSizeRender
Grabación de la cuña radiofónica para la campaña informativa del CODECS en los estudios de Radio Castellón-Cadena SER.

Castellón, 19/02/2016.- El Colegio Oficial de Dentistas de Castellón ha puesto en marcha una campaña informativa y de sensibilización para alertar a la población de los riesgos que entraña la financiación por adelantado de los tratamientos dentales, una práctica que aplican determinadas clínicas y que puede suponer una vulneración de los derechos de los pacientes.

Recuerdan que así se ha puesto de manifiesto tras el reciente cierre repentino de varios centros de la cadena Funnydent, y cuya consecuencia más inmediata ha sido la de dejar cientos de tratamientos –previamente abonados y algunos de cuantías de hasta 12.000 euros- a medias, "con el riesgo que conlleva para la salud bucodental, sin olvidar que los afectados no sólo pierden la posibilidad de concluir con éxito la atención sanitaria que precisan, sino que también pueden perder el dinero invertido", explican desde el organismo colegial.

La duda y la incertidumbre alcanza también ahora a las y los usuarios de la cadena Vitaldent, cuya cúpula directiva ha sido detenida esta semana por delitos contra la Hacienda Pública, fraude fiscal y blanqueo. En un comunicado la Organización de Consumidores y Usuarios ha asegurado que los centros siguen funcionando a pesar de la operación policial, aunque recomienda a los pacientes que guarden presupuestos, contratos o facturas relativas a los tratamientos contratados.

La campaña informativa impulsada por el CODECS, que se prolongará durante las próximas semanas "para llegar al mayor número de personas", insta a los pacientes a ser cautos a la hora de aceptar los criterios de pago que ponen sobre la mesa algunas clínicas dentales, y que consisten en exigir el pago por adelantado de los tratamientos ofreciendo financiación de entidades crediticias ajenas a las propias clínicas, con lo cual, ante el cierre de las mismas, "el que sale perdiendo es el ciudadano", indican desde el organismo colegial.