lunes, 15 de febrero de 2016

Fiesta del flúor y el calcio para el cumple del abuelo Ignacio [Salud bucal infantil]

El abuelo Ignacio tiene ya noventa y nueve años, y para el próximo domingo cumplirá los cien. Así que va a celebrar una gran fiesta en el parque de los jubilados para conmemorar que es el hombre más mayor de Pueblilla del Monte y de toda su Sierra. Con su propia mano, y utilizando vocales redonditas y consonantes floreadas, ha escrito unas bonitas invitaciones para todos sus vecinos. Incluyendo también, por supuesto, a su gran amigo el doctor Margarito Cifuentes, al que conoce desde que era niño y todavía sigue sin explicarse por qué no ha envejecido igual que él. "Deben de ser misterios de la naturaleza”, piensa mientras le da vueltas a la cabeza.

El abuelo Ignacio conserva, intactos y muy sanos, todos sus dientes. De pequeño ya le enseñó su madre como tenía que lavarse bien diente a diente, y sin olvidar las encías. Las visitas al doctor Margarito también le ayudaban bastante, lo mismo que comer alimentos sanos. Por eso en su fiesta de su cien cumpleaños sólo va a servir platos ricos en flúor y calcio.

—Buenos días Margarito, parece que hoy hace fresquito. Vengo a traerte con ilusión de mi cumpleaños la invitación.

Margarito Cifuentes, el dentista más famoso de Pueblilla del Monte y de toda su Sierra, abre el sobre con inmensa alegría. Nada mejor que una fiesta para celebrar que cien años son un siglo y que un siglo no es nada comparado con su edad. La invitación está escrita con tinta azul celeste y los bordes adornados con florecillas silvestres. Margarito empieza a leer:

FIESTA DEL FLÚOR Y EL CALCIO PARA CELEBRAR EL SIGLO DEL ABUELO IGNACIO

Mis cien años cumpliré con gran alegría, por eso no quiero que faltes en este importante día.

Para ello he preparado un menú muy sabroso en el que el flúor y el calcio son lo más hermoso.

Porque todos saben que si quieres conservar tus dientes, debes comer ricos nutrientes.

De primero: lentejas con espinacas, acelgas y grelos, que de mucho calcio están todos llenos.

De segundo: salmón con lechuga y patatas, que tienen mucho flúor y además son muy sanas.

Para el postre: un gran vaso de leche con galletas, más calcio para una dentadura perfecta.

Y así fue como el abuelo Ignacio celebró sus cien años dejando el mejor regalo para sus invitados: una comida estupenda donde el flúor y el calcio, que son ideales para conservar unos dientes sanos, fueron los verdaderos protagonistas.