jueves, 10 de marzo de 2016

La diabetes infantil [Salud bucal infantil]

Probablemente, si vamos paseando y, sin querer, llega hasta nuestros oídos la siguiente conversación ajena:

"…resulta que tiene diabetes…" 

nos vendrá a la mente la imagen de un adulto, incluso me atrevería a decir que imaginaremos a alguien ya mayor. Sin embargo, lamentablemente la diabetes es cada vez más común entre la población infantil; de hecho, poco más de 1000 niños (menores de 15 años) son diagnosticados cada año en España.

30.000 son los menores afectados por esta enfermedad, convirtiéndose de esta manera en la segunda enfermedad crónica más habitual en la infancia. Décadas atrás aparecía más en la pubertad, hoy en día es cada vez más habitual en menores de 6 años.

 

¿Qué es la diabetes?

La diabetes se produce cuando el páncreas no es capaz de sintetizar una hormona llamada insulina o nuestro organismo no puede utilizarla de forma adecuada. ¿Por qué es tan importante la insulina? Simple, ella es la encargada de mantener los valores adecuados de glucosa en sangre (glucemia), y de facilitar su absorción por las células, que la almacenan hasta que el organismo las necesite..

Existen tres tipos de diabetes: gestacional (aparece durante el embarazo), tipo 2 (en edades avanzadas y suele ser hereditaria) y la que afecta al 90% de los menores diabéticos: la diabetes tipo 1.

La diabetes tipo 1 se caracteriza por la destrucción de las células productoras de insulina y, como consecuencia, un aumento de la glucosa en sangre. Los pequeños afectados tendrán que aprender a medirse la glucosa varias veces al día, autoinyectarse insulina y tener una dieta adecuada.

 

¿Podemos prevenir la diabetes infantil?

Está claro que hay personas más propensas que otras a padecer determinadas enfermedades, sin embargo, podemos seguir unos hábitos que nos ayudarán a controlar la diabetes, y además en el caso de la diabetes tipo 2, la prevención de su aparición en edades tan tempranas:

  • Una dieta saludable y equilibrada.
  • El ejercicio físico, evitar el sedentarismo. Los peques han de realizar más juegos en el parque y pasar menos tiempo frente a la tele, ordenador y videojuegos.

 

¿Cuáles son los síntomas ante los que estar alerta?

Algunos de los más importantes son:

  • Elevada frecuencia en orinar (cama mojada). ¡¡¡Ojo!!! No todos los peques que mojan la cama son diabéticos.
  • Sensación de hambre inusual.
  • Excesiva sed.
  • Debilidad y cansancio.
  • Pérdida de peso.
  • Visión borrosa.
  • Heridas que tardan más en curarse.

Si varios de estos síntomas aparecen en los peques debemos consultar con el pediatra para realizar las pruebas pertinentes cuanto antes.

 

¿Cómo puede afectar la diabetes a la salud de la boca?

Los diabéticos son más propensos a sufrir caries, así como a padecer gingivitis (inflamación, enrojecimiento y sangrado de encías). Por lo tanto, si la salud e higiene bucodental es importante para todos, en el caso de los diabéticos es aún más importante. En estos casos, es de vital importancia que el menor realice un buen cuidado dental (mediante cepillado con pasta dentífrica, y, en las edades adecuadas, el uso de enjuagues e hilo dental), así como visitar periódicamente al odontopediatra con el fin de mantener sanos sus dientes y encías.