lunes, 7 de marzo de 2016

Opinión: Un año ‘negro’ para la odontología [Dentistas Castellón]

opinion
Victorino Aparici, presidente del CODECS.

Castellón, 07/03/2016.- La odontología española está teniendo un arranque de año que produce vértigo. Los recientes escándalos ligados a cadenas como Funnydent o Vitaldent, que dejan tras de sí la detención de sus responsables, miles de pacientes con tratamientos a medias y estafados y decenas de trabajadores en paro, no hacen sino corroborar un problema enquistado con el que el sector convive desde hace años, que ya ha tenido precedentes en la provincia de Castellón con los cierres de las clínicas Dental Line y Dientes y que, por desgracia, no va a terminar aquí.

Me refiero a la mercantilización de la odontología por determinados empresarios erigidos al frente de clínicas dentales que priorizan el beneficio económico sobre el derecho a la salud de los pacientes o el respeto a las condiciones laborales de los profesionales que trabajan en estos centros. Las prácticas mercantiles aplicadas por ellos, como la de inducir al ciudadano a abonar todo el tratamiento por adelantando mediante créditos suscritos con entidades ajenas a la propia clínica, conducen inevitablemente a casos como los ya citados. No son, permítanme la licencia, más que la crónica de una muerte anunciada que, sin embargo, quienes creemos en esta profesión, seguimos empeñados en combatir. Pero no podemos solos.

 

Estamos ante un tema de salud pública que, como tal, requiere de pasos de gigante. Que urge de una inmediata intervención de la Administración en coordinación con los colegios profesionales, de un trabajo "codo con codo" necesario para frenar una lacra que se está cebando tanto con los pacientes como con los profesionales sanitarios. Redirigir el negro destino al que se ve abocado actualmente el sector se podría conseguir con medidas relativamente sencillas y posiblemente muy eficaces como la regulación de la publicidad sanitaria que utilizan este tipo de clínicas para confundir a los pacientes y captar clientes, y por ejercer un mayor control sobre estos centros.

Desde organismos profesionales como el Colegio Oficial de Dentistas de Castellón, al que represento, llevamos años alertando sobre este tipo de prácticas comerciales que siguen creciendo en el campo de la odontología y de sus dañinos efectos. Y, a pesar de que no es fácil, de que no siempre hemos sido escuchados, de que incluso no disponemos de las competencias para ponerle fin, no cesamos en nuestro empeño a la hora de plantarle cara a este problema. Un ejemplo está en la campaña informativa que hemos iniciado recientemente para alertar a la ciudadanía de los riesgos que implica el pago por adelantado de los tratamientos dentales, una tónica habitual en este tipo de clínicas regentadas por empresarios, en su mayoría, ajenos al sector de la odontología, que sólo se mueven por un fin lucrativo, dejando a un lado el objeto primordial que nos mueve a quienes nos dedicamos a esto: priorizar la mejora de la salud y el bienestar de aquellos que acuden a nosotros en busca de una solución a sus problemas bucodentales.

Creemos firmemente que la paz para esta batalla pasa por la implicación de los poderes públicos y también de la ciudadanía –las denuncias son escasas a pesar de la alarma social- y por su cooperación con los colegios profesionales. Porque creemos firmemente que en equipo, sumando, los logros no es que sean mayores, es que, directamente, son posibles.

Victorino Aparici Simón
Presidente del Colegio Oficial de Dentistas de Castellón
Vocal de Medicina Privada por cuenta propia en el Colegio de Médicos de Castellón
Médico Especialista en Estomatología por la Universitat de València