jueves, 21 de abril de 2016

Los beneficios del masaje infantil [Salud bucal infantil]


Una de las cosas de las que más disfrutaba cuando mi hija mayor era un bebé eran las tardes en las que hacía con ella masaje infantil. Cuando era muy chiquitita, acudí a un curso en el que nos enseñaron cómo masajear a nuestros bebés. Es mucho más fácil de lo que nos pensamos y con unas sencillas pautas podemos aprender a hacerlo sin problemas. Incluso si no tenemos a nadie a mano podemos hacerlo con algún libro, ¡no es difícil!

En mi caso buscaba un momento tranquilo. A mi hija le relajaba mucho el baño, así que solía ser al finalizar. Lo hacíamos en su habitación, que había acondicionado previamente.

¿Cómo preparar la habitación?

No hace falta mucha cosa. A mí me gustaba calentar con antelación la habitación para que se estuviera muy a gusto. También ponía música relajante e incluso a veces utilizaba esencias de aromaterapia. El caso es conseguir un ambiente en el que apetezca estar.

En mi caso utilizaba la alfombra de juegos para colocarla sobre el parquet. El masaje infantil es mejor realizarlo con el bebé completamente desnudo. Como tienen tendencia a hacerse pipí porque están muy a gusto y relajados, es interesante poner encima un salvacamas de celulosa y así, ¡que pase lo que tenga que pasar!

¿Qué tipo de aceite utilizar?

Es preferible utilizar aceites vegetales y olvidarnos de los minerales. Dentro de los vegetales podéis elegir el que más os guste, cada uno tiene sus ventajas. Mis preferidos son el aceite de almendras y también el de romero. ¡Y huelen muy rico!

¿Qué beneficios se obtienen?

El masaje infantil es una práctica estupenda tanto para los bebés como para quien se lo da. Para los peques es muy divertido y relajante y tiene además otros beneficios añadidos. Cuando los bebés tienen cólicos o problemas de estreñimiento (que, por otro lado, no son tan comunes como la gente cree) el masaje ayuda al tránsito y les alivia el dolor. No es una práctica mágica, pero ayuda y es un beneficio más.

Por otro lado, para mamá y bebé o para papá y bebé es un buen momento para estrechar lazos. Yo recuerdo esos momentos como algo muy mágico, un momento de sonrisas felices totalmente. ¡Lo recomiendo vivamente a todo el mundo!