viernes, 20 de mayo de 2016

Obesidad infantil y caries, ¿cómo prevenirlas? [Salud bucal infantil]


La celebración del Día Europeo de la Obesidad el próximo 21 de Mayo, nos recuerda la importancia de una alimentación saludable y el papel clave de la prevención de la obesidad infantil en niños y bebés, estableciendo conductas saludables desde la infancia. Una alimentación equilibrada, con opciones adecuadas a su alcance, es fundamental para evitar los problemas derivados de esta enfermedad que pueden afectar a su salud, incluyendo la salud bucal.

La obesidad infantil se ha convertido en uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. La Organización Mundial de la Salud (OMS), organismo especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención en salud, la define como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

Una alimentación equilibrada, con opciones saludables, y la reducción del consumo diario azúcar, son factores esenciales para la prevención.

¿Existe una relación entre la caries dental y la obesidad infantil?

El consumo excesivo de calorías procedentes de alimentos y bebidas con un alto contenido en azúcar puede dar lugar al sobrepeso y obesidad, y contribuir a su vez a la formación de caries dental.

"El azúcar no es un nutriente esencial, y puede ser perjudicial al contribuir al sobrepeso, la obesidad y la caries dental", OMS.

Las investigaciones científicas sugieren que las tasas de caries aumentan cuando el nivel de ingesta de azúcares es superior al 10% de la ingesta calórica total. Basándose en estos datos que asocian la formación de caries dental y la obesidad, la OMS recomienda reducir el consumo diario de azúcares libres, para proteger la salud dental del desarrollo de caries.

Pero, ¿qué son los azúcares libres?… Los azúcares libres son aquellos «monosacáridos (como la glucosa y la fructosa) y los disacáridos (como la sacarosa o el azúcar de mesa), que se agregan a los alimentos y las bebidas por el fabricante, el cocinero o el consumidor, así como azúcares que están naturalmente presentes en miel, jarabes, zumos de fruta y concentrados de zumo de fruta», explican desde la OMS.

Para la prevención de estas enfermedades, la Organización Mundial de la Salud sitúa el foco de atención en los dos primeros años de la vida de un niño, en los que una nutrición óptima impulsa un crecimiento sano y mejora el desarrollo cognitivo, reduciendo el riesgo de sobrepeso y obesidad.

Consejos de la OMS para prevenir la obesidad:

Para los lactantes y niños pequeños:

  • evitar añadir azúcares y almidones a la leche artificial;
  • aceptar la capacidad del niño para regular la cantidad de comida que puede comer, en lugar de obligarlo a vaciar el plato;
  • garantizar la ingesta de micronutrientes necesaria para fomentar un crecimiento lineal óptimo;
  • fomentar el movimiento en la actividad diaria de los lactantes y niños pequeños.

Para niños y adolescentes:

  • darles un desayuno saludable antes de acudir al cole;
  • darles tentempiés saludables (cereales integrales, hortalizas crudas, frutas);
  • fomentar la ingesta de frutas y verduras;
  • reducir la ingesta de alimentos ricos en calorías y pobres en micronutrientes (aperitivos envasados);
  • reducir la ingesta de bebidas con alto contenido en azúcar;
  • proporcionar información y aptitudes para que puedan elegir opciones alimentarias saludables;
  • asegurar que niños mayores de cinco años realicen actividad física periódica (60 minutos al día).

Y, ¿qué nos recomienda la OMS para prevenir la aparición de la caries dental?

Siguiendo las recomendaciones de la OMS para la reducción de la ingesta de azúcares, con una alimentación equilibrada y con una buena higiene bucal, puede prevenirse la aparición de la caries dental. Además de mantener de forma constante una concentración de fluoruro en la cavidad bucal, mediante el cepillado 3 veces al día con pastas dentífricas que tengan una concentración de flúor adaptada a la edad del niño. Como explica la OMS, la exposición a largo plazo a niveles óptimos de fluoruros reduce el número de caries tanto en los niños como en los adultos.

Una vez que conocemos las conductas saludables para la prevención de la obesidad y la caries dental, animarse a incorporar estos hábitos saludables en su rutina nos ayudará a asegurar un crecimiento sano de los niños.