jueves, 20 de octubre de 2016

El mercurio de los empastes no supone ningún riesgo para el organismo, ABC Salud [Dentistas Córdoba]


El procedimiento habitual para tratar una caries consiste en eliminar la zona afectada del diente y reconstruir la pieza con material de relleno –o 'amalgama'–. Un proceso comúnmente conocido como 'empastar' en el que los protagonistas, además del dentista y el paciente, son el temido torno dental y la amalgama. Pero, ¿de qué está hecha esta amalgama? Pues en el caso de los tradicionales, son el resultado de la aleación de mercurio con otros metales. Una composición que, según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Georgia en Athens (EE.UU.), podría incrementar los niveles de mercurio en la sangre. Sin embargo, a pesar de este aumento, la concentración sanguínea del metal sigue siendo totalmente inocua, incluso en aquellas personas que han tenido que portan muchos empastes.

Como indica la Asociación Americana de Odontología (ADA) a propósito de los resultados de este estudio publicado en la revista «Ecotoxicology and Environmental Safety», «los niveles de mercurio citados en el estudio no exceden aquellos que, de acuerdo con la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (NAS), se sabe que causan efectos adversos sobre la salud».

Seguir leyendo en ABC Salud