lunes, 31 de octubre de 2016

Solicitar información y no llegar antes de la cita con el dentista de confianza es recomendable en casos de dentofobia [Dentistas Santa Cruz de Tenerife]


El miedo irracional es el denominador común de las fobias, que pueden ser totales, parciales e incluso invalidantes para el desarrollo de una vida sana. Aunque las más comunes son la agorafobia (a espacios abiertos), la claustrofobia (a los sitios cerrados) o la aerofobia (a viajar en avión), el pánico a la consulta del dentista es otro de los más reconocidos en la sociedad y pueden derivar en problemas dentales de gravedad, al retrasar el paciente de forma continua las visitas al especialista. Estas personas suelen acudir al dentista sólo cuando el dolor es ya agudo, lo que impide, en muchas ocasiones, coger a tiempo diferentes patologías que podrían evitarse con una detección precoz.

Desde el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife se recomienda llevar a los niños lo antes posible al odontólogo para crear un vínculo con el profesional que evite el desarrollo de este miedo irracional. En la edad adulta es fundamental acudir siempre al dentista de confianza y expresarle todos nuestros miedos y dudas, para que él pueda reducir nuestras ansiedades de la forma más adecuada.

Existen diferentes teorías sobre las causas de las fobias. Mientras que para la teoría llamada psicodinámica los motivos del desarrollo de este miedo irracional se enraízan en un conflicto psíquico producido en los primeros años de la vida del niño, la teoría cognitiva conductual alude a una respuesta emocional condicionada por experiencias traumáticas a lo largo de la vida. En todo caso, debe ser siempre un psicólogo o un psiquíatra quien analice y trate las fobias.

Sí existen recomendaciones para la relación entre el paciente con dentofobia y el dentista para la consecución de la mejor forma posible de los diferentes tratamientos. Es fundamental que el dentista sea de la confianza del paciente y que conozca su miedo irracional. La persona debe solicitar aclaraciones a su odontólogo de todas las dudas que puedan acrecentar su ansiedad. Es aconsejable también elegir una cita temprana para visitar la consulta y no llegar antes de la hora de la misma. Si lo considera necesario, puede pactar con el dentista una visita previa a la consulta, en la que no se le vaya a hacer ningún tratamiento. Diferentes técnicas de relajación pueden ser también útiles, pero siempre siguiendo las pautas dictaminadas por el psicólogo y psiquiatra.

En todo caso, el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife quiere destacar la importancia de que el paciente haga partícipe de sus miedos y ansiedades respecto al campo odontológico (dolor, agujas, olores y sonidos, entre otros elementos) al dentista, para que este tome las medidas oportunas y le aconseje sobre la necesidad de acudir al profesional adecuado para tratar este miedo irracional.