martes, 17 de enero de 2017

Los dentistas seguimos pidiendo la urgente regulación de la publicidad [Dentistas Córdoba]


El Consejo General de Dentistas insiste en la urgente y adecuada regulación de la publicidad sanitaria, "donde no quepan confusiones en su interpretación y no se permitan ofertas, descuentos, premios y el empleo de personas famosas como medio de incitación a acudir a determinados centros sanitarios o al uso de ciertas técnicas y tratamientos", señala su presidente el doctor Óscar Castro, que considera imprescindible para poner freno a la actual situación de mercantilización de la salud bucodental.

En ese mismo sentido se han manifestado en numerosas ocasiones desde el Consejo Andaluz de Colegios de Dentistas y desde este colegio cordobés, que ya han presentado a la Secretaría General Técnica de la Consejería de Salud las pertinentes alegaciones al borrador del Decreto que regula la publicidad sanitaria en nuestra Comunidad Autónoma.

A pesar de que desde el Consejo Andaluz se sigue apostando por una prohibición total de la publicidad sanitaria, como ya se tiene en otras Comunidades Autónomas, en caso de que ésta no se consiga, desde este organismo regional se pretende que sean los colegios profesionales los que se encarguen de controlar y regular la publicidad de productos y servicios sanitarios.

Entre ellas, el Consejo Andaluz ha propuesto, para poder anteponer la protección de la salud de las personas frente a los criterios puramente mercantilistas, las siguientes limitaciones a la publicidad sanitaria:
1.    No incluir referencia alguna a precios de los tratamientos o a cualquier tipo de ofertas, descuentos, bonificaciones o promociones en los mismos y cualquier tipo de plazo en esas ofertas 
2.    Tampoco se debe incluir referencias a supuestas acciones o campañas solidarias por parte de los establecimientos sanitarios, excluyéndose la publicidad de términos o expresiones que hagan referencia a la supuesta labor solidaria.
3.    No se debería incluir regalos u obsequios por la contratación de un servicio que afecta a la salud del paciente.
4.    La publicidad de supuestos tratamientos o servicios de carácter gratuitos por la contratación de otro tratamiento o servicio debe ser también excluido al igual que la publicidad de supuestas prestaciones gratuitas.
5.    La aparición en la publicidad de personajes relevantes o famosos que inciten a la contratación de un determinado tratamiento se debe excluir para evitar efectos comparativos indeseables.
6.    No se debería incluir en la publicidad ningún tipo de "letra pequeña" ni "asterisco" que remita a una información que no sea igual de legible que la propia publicidad del producto o del servicio sanitario.
7.    Tampoco se debería hacer referencias a supuestas garantías de éxito en los tratamientos o términos, como calidad, seguridad o eficacia, que hagan dudar respecto a los servicios prestados por otras clínicas o profesionales debidamente capacitados y autorizados.

Este Decreto es el resultado de muchas reuniones por parte del Consejo Andaluz con los distintos partidos políticos con representación en el Parlamento de nuestra región, con la Consejería de Salud, con el resto de administraciones implicadas en ello y tras muchos años de esfuerzos y solicitud de unas normativa que proteja al paciente frente a los intereses mercantilistas.