lunes, 8 de mayo de 2017

El papel del Higienista en el Tratamiento de Ortodoncia [El Blog del Higienista]


tratamiento-ortodoncia.jpg

El poder delegar determinadas funciones al higienista permite al ortodoncista aumentar su capacidad asistencial a lo largo del tratamiento, manteniendo su nivel de calidad. Por lo tanto, y bajo su total responsabilidad, los higienistas pueden colaborar:
  1. Preparando el instrumental, arcos ortodóncicos y aditamentos.
  2. Asistiendo al ortodoncista en un trabajo a cuatro manos.
  3. Informando al paciente sobre técnicas de higiene adecuadas, hábitos alimenticios y cuidados generales.
  4. Asistiendo en las revisiones ortodóncicas con toma de fotos, ortopantomografía de control, registros de índice de placa e índice gingival.
  5. Asistiendo al paciente en cualquier tipo de urgencia o complicación a lo largo del tratamiento ortodóncico.
FUNCIONES DEL HIGIENISTA EN LAS FASES DEL TRATAMIENTO
Montaje de la aparatología
El higienista debe tener conocimiento de la aparatología ortodóncica y su uso. Será necesario conocer los instrumentos y alicates ortodóncicos, tipos y material de los arcos utilizados y los diferentes tipos de aditamentos. A su vez, el higienista debe estar entrenado para trabajar a cuatro manos junto al ortodoncista facilitando así la labor en el montaje de la aparatología; En esta técnica, el personal asistente, al lado del sillón entrega y recibe instrumentos del profesional sincronizados con el tiempo operatorio.

Instrumental ortodóncico:
  • Sonda metálica: útil para desinsertar las ligaduras elásticas de los brackets así como para retirar el exceso de composite durante el cementado del mismo.
  • Alicate de Angle: para conformar asas sobre alambres redondos o rectangulares de acero. También es útil en las fases finales del tratamiento para realizar compensaciones en los arcos.
  • Alicate de corte distal: se utiliza para cortar el extremo del arco sobrante por distal del tubo molar. Tiene la peculiaridad de que éste quede aprehendido en el alicate evitando perderlo en la cavidad oral.
  • Alicate de tres puntas: utilizado para doblar alambres gruesos o dar activaciones a aparatos auxiliares.
  • Pinza posicionadora de bracket: permite transportar el bracket hasta el diente y posicionarlo en el lugar convenido.
  • Pinza Mathieu: a través de sus puntas finas y serradas facilita la colocación de ligaduras tanto metálicas como elásticas.
  • Alicate Weingart: sirve tanto para transportar arcos y bandas, insertar ligaduras elásticas, coils, etc. Es un instrumento básico de apoyo.
  • Alicate de corte de ligadura: para cortar alambres o ligaduras metálicas finas donde se requiere gran precisión de corte.
  • Alicate para remover brackets.
  • Instrumento de guía de ligadura: útil para direccionar el alambre o insertarlo en el interior de la ranura del bracket rotado o inclinado.
  • Elemento posicionador de brackets: instrumento idóneo para medir la altura donde se desee colocar la ranura del bracket.
arcosorto.jpg

Tipos de arcos y composición
El higienista deberá conocer y diferenciar los diferentes tipos de arcos, aditamentos, composición de los mismos y función.

Sección:
  • Redondos: se utilizan en la fase inicial del tratamiento, para alinear y nivelar los arcos dentales. El calibre y la flexibilidad estarán en función de la gravedad de la maloclusión.
  • Cuadrados: usados en la fase final del alineamiento y nivelación. En caso especiales pueden ser utilizados para trabajar mecánica de deslizamiento con fricción (con ayuda de cadenas elastométricas y ansas para cerrar espacios).
  • Rectangulares: requeridos para la mecánica de deslizamiento con fricción, utilizando cadenas elastrométricas y ansas para el cierre de espacio.
  • Trenzados: son los que normalmente se usan para empezar el tratamiento. Existen alambres trenzados tanto redondos como rectangulares. Consiste en tres o más alambres que se trenzan sobre sí mismo. Tienen una flexibilidad extrema, por lo que no debemos utilizarlos junto con cadenas elásticas. Al colocarlos en los brakets liberan los dientes alineando y nivelando.
Material:
  • Níquel-Titanio: conocido con el nombre de Nitinol. Las propiedades particulares de súper-elasticidad y efecto de memoria de forma permiten a los dientes moverse bajo fuerzas débiles pero constantes y continuas durante el tratamiento. La dureza de estos alambres es mínima y puede derivar en una pérdida de anclaje. La función principal de los arcos de Ni-Ti es la de alinear los dientes, una vez logrado pasamos a arcos más rígidos.
  • Acero: poseen gran dureza y pueden ofrecer un anclaje adecuado. Su elasticidad es pequeña y puede producir fuerzas ortodóncicas excesivas, impidiendo el movimiento de los dientes. Los dientes experimentan menos movimientos que con los de Ni-Ti, y se utilizan para: cerrar espacios, coordinar las arcadas, dar torque.
  • TMA: es el nombre comercial de la aleación titanio y molibdeno. El molibdeno hace que el titanio pueda ser moldeado más fácilmente. El material tiene alta elasticidad, elevada conformabilidad, resistencia a la corrosión y capacidad de soldarse. A su vez es más rígido que el acero y tiene gran resistencia a la fricción.
Aditamentos ortodóncicos:
-Banda: elemento metálico circular de calibre 0.004 y 0.006 que se coloca cuando el primer molar tiene una gran reconstrucción, se necesita anclaje o un aparato como un arco lingual o Quad-Helix. Según las necesidades del tratamiento, podemos elegir bandas con o sin cajetín y tubo. Antes de cementarla ha de limpiarse el molar con pieza de mano, pasta y copa. Para cementarlas utilizaremos lo siguiente: adaptador de Mershon, otro de bandas y cemento (fosfato de Zinc-CVI, Trasbond...).
La técnica del cementado es muy similar en todos ellos: separar zonas interproximales del molar, limpieza, lavado, secado, colocación de la banda, retirada del exceso de cemento, polimerización y ligado. El higienista debe conocer cada paso para poder facilitar al ortodoncista los elementos necesarios en cada momento.

-Bracket: existe una amplia gama de ellos. La elección de uno u otro dependerá de factores como: diagnóstico individual de cada paciente, plan de tratamiento mecanizado, movimientos dentales necesarios, salud del hueso alveolar y tejidos de soporte, durabilidad y resistencia del bracket, preferencias estéticas del paciente, economía.
  • Brackets metálicos: siguen siendo los más utilizados en la actualidad. Poseen bajo coeficiente de fricción.
  • Brackets plásticos: son estéticos, se descementan mejor del diente que los cerámicos.
  • Brackets cerámicos: surgen como prioridad de la estética en nuestros días. Están compuestos de óxido de aluminio monocristalino (más traslúcidos) o policristalino (resisten a tinciones y decoloración). Sus propiedad mecánicas son menores que la de los metálicos, desgastan el esmalte, se fracturan con facilidad, tienen mayor coeficiente de fricción, menor eficiencia de movimiento dentario y son más caros. En cada visita se debe revisar lo siguiente: advertir si hay fisuras en la cerámica, no rayar la superficie del bracket con los instrumentos, evitar sobretensarlos con las activaciones.
-Ligaduras: sirven para fijar la posición del arco dentro del cajetín del bracket. El higienista debe conocer los diferentes tipos (goma, metal) y posicionarlos en los instrumentos oportunos para poder facilitarlos al ortodoncista en el trabajo a cuatro manos.
ortodoncia-cadenetas-elasticas.png

Técnica de trabajo a 4 manos
Consiste en realizar el mayor número de tratamientos de calidad a las personas en el menor tiempo posible. Se realizará en un ambiente distendido, relajado y eficiente. Facilita y aumenta significativamente el rendimiento mediante la reducción de los tiempos de trabajo. En esta técnica, la asistente, al lado del sillón entrega y recibe instrumentos del profesional sincronizados con el tiempo operatorio.
Un buen equipo entrenado es capaz de lograr un mejoramiento constante del ejercicio profesional. Por ello, la técnica a cuatro manos y la delegación de funciones, tan estudiadas y difundidas, pero a la vez tan poco puestas en práctica en el consultorio odontológico, deben ser cada vez más tomadas en cuenta: abarcar no solo lo concerniente al trabajo al lado del sillón, sino hacer que sus funciones complementen de manera integral la práctica odontológica.

Técnicas de higiene, hábitos alimenticios, cuidados generales
-Técnicas de higiene: la presencia de aparatología fija hace que la limpieza se dificulte y exista mayor predisposición al acúmulo de placa, sobre todo entre el bracket y el margen gingival. Cuanto mayor sea el área del diente cubierta por el bracket, mayor será la dificultad para la eliminación de la placa.
Las técnicas de higiene oral suelen ser tareas propias del higienista y para ello utilizará medios escritos, vídeos o métodos verbales. A continuación describiremos la técnica del cepillado manual:
  • Cepillar la parte de fuera de los dientes superiores con pasta dental en forma circular (10 segundos por cada diente).
  • Repetir el cepillado circular en los dientes superiores, ahora 5 segundos por cada diente, pero solamente cepillándote en la parte que está entre el bracket y la encía con un ángulo de 45º. Hacer lo mismo en los dientes inferiores.
  • Cepillar muy bien la cara oclusal de todos los molares.
  • Cepillar la cara interna de todos los dientes barriendo desde encía hacia diente.
Es importante que el higienista conozca los medios mecánicos más actuales e innovadores, así como elegir la mejor opción para cada paciente. Dan buenos resultados los cepillos eléctricos, los cepillos ortodóncicos con diferentes cabezales, los irrigadores orales, seda dental, cepillos interproximales.

d7fec1_8e5696a094fa497fb7e5e77ce8d35e27-
Hábitos alimenticios
Existen ciertos hábitos alimentarios con un especial riesgo de producción de caries, como son las comida entre horas, los alimentos dulces (sobre todo si son adhesivos) y la ingesta de dichos alimentos por la noche antes de dormir, ya que la sacarosa es el azúcar con mayor potencial carigénico. Alimentos duros podrán despegar la aparatología y alimentos fibrosos quedar enganchados en los brackets y favorecer atragantamientos.


Revisiones ortodóncicas
El higienista podrá asumir muchas y variadas funciones (dentro de sus competencias), siempre y cuando haya recibido la formación adecuada para ello. En cada visita de revisión, cabe destacar su colaboración en:
  • Fotos: los registros fotográficos no solo son de gran valor a la hora de establecer un diagnóstico y planificación del tratamiento sino que además constituye un elemento de comparación entre el inicio y la finalización del caso, siendo útil que se realicen varias series fotográficas a lo largo del tratamiento.
  • Ortopantomografía de control: el higienista debidamente acreditado como operador de instalaciones radiológicas puede intervenir directamente en la realización del mismo.
  • Registros de índice de placa e índice gingival: para determinar el "índice de placa" el paciente mastica y disuelve una pastilla reveladora haciéndola pasar por las superficies de toda las piezas dentarias, posteriormente la escupe y se enjuaga con abundante agua. Las zonas dentarias que acumulen placa bacteriana en su superficie quedarán teñida con el colorante revelador. Su determinación pasa por dividir el diente en cuatro sectores (24 dientes=96 sectores) y computarlos globalmente, después el resultado obtenido se divide por todos los sectores  presentes y se multiplica por 100 para obtener el porcentaje. Con el "índice de gingivitis" la operación matemática es la misma, contabilizando aquellos sectores en los que se observa sangrado tras pasar una sonda de exploración periodontal de forma suave a nivel de los surcos gingivales.
  • Manejo de las urgencias: 
  1. Ajuste de las bandas, control de los arcos: el conseguir un ajuste máximo de las bandas implicaría una ausencia de filtraciones y posterior descalcificación del esmalte a la vez que evitaría el descementado reiterativo de las mismas . El control de los arcos, asas y ligaduras en todas las visitas podría evitar su rozamiento en la mucosa oral con la consiguiente aparición de úlceras bucales. Cortar adecuadamente los arcos en sus extremos libres y doblar las ligaduras metálicas por detrás de los arcos facilitaría esta tarea.
  2. Descementado ocasional de aditamentos: las 24 horas siguientes al cementado son cruciales en el despegamiento. Éste sucede por diferentes motivos: uso de materiales de mala calidad, aislamiento insuficiente durante el cementado, buen estado del equipo, formación insuficiente del higienista, actitudes inadecuadas de los pacientes. Antes de cementar buscaremos la causa que ha llevado al descementado y posteriormente se volverá a pegar en la consulta.
  3. Enclavamiento de algún elemento auxiliar: las lesiones encontradas en el interior de la cavidad oral son muy numerosas. Durante la inspección debemos prestar mucha atención a cuál puede ser la causa de la lesión. En ortodoncia es muy frecuente que se produzcan lesiones debido al tipo de elementos utilizados.
  4. Problemas periodontales: los pacientes a veces presentan gingivitis, recesiones gingivales, hiperplasias de encía. Para evitarlo, la higiene debe ser excelente durante el tratamiento. Para evaluar la higiene se utilizan los siguientes índices: Índice de Placa e Índice de Sangrado Gingival.
Remoción de aparatología fija
El higienista deberá asistir en este procedimiento, no solo a la hora de retirar los aditamentos, sino posteriormente en la confección de contenciones intraorales, toma de modelos de fin de tratamiento y fotografías finales del caso.