jueves, 8 de junio de 2017

La pérdida de dientes, la osteoporosis o la diabetes pueden derivar en la disminución de hueso en nuestra boca [Dentistas Santa Cruz de Tenerife]


Muchas personas no conservan el hueso que rodea sus dientes en un estado óptimo. Se trata de un tejido fundamental en el mantenimiento de los dientes en la mandíbula, que responde a la presión que ejercen éstos al masticar. Cuando se pierde uno o varios dientes definitivos o se padece periodontitis, se va perdiendo altura y grosor. Lejos de no producir ninguna consecuencia sobre nuestra salud oral, esto puede impedir que nos puedan rehabilitar mediante un implante, además de que podemos observar retraimiento de los labios, arrugas de expresión sobre el labio superior, aflojamiento de dientes o la modificación de nuestra mordida. Enfermedades, entre otras, como la diabetes son un factor de riesgo en periodontitis y pueden derivar también en esta disminución del hueso alveolar.

El Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife ha organizado, precisamente, un curso teórico y práctico en materia de regeneración ósea, técnica que permite que una gran mayoría de estos pacientes puedan conservar el hueso tras una extracción dentaria, y que tendrá lugar mañana viernes 9 y el sábado 10, en la sede de esta entidad profesional en la provincia tinerfeña (Calle Imeldo Serís, 57). Este curso, que cuenta con el patrocinio de Inibsa y Geistlich y la colaboración de BONTEMPI, será impartido por Sergio Morante Mudarra, Doctor en Cirugía y Medicina Oral por la Universidad Complutense de Madrid, que compagina su labor docente con su actividad como periodoncista exclusivo en Madrid y Guadalajara.

Regeneración Ósea

Existen diversas técnicas de regeneración ósea, como los injertos, pequeños trasplantes del hueso, ya sean del propio paciente, de otra especie o realizados con material sintético, que permiten aumentar la anchura y altura del hueso maxilar (técnica conocida como elevación del seno maxilar).

En algunos casos, el paciente necesitará también membranas que sostengan ese trasplante como aislante y para que no se desplace hasta que se integre en el resto del hueso. Estas membranas pueden ser sintéticas o de moléculas biológicas, como el colágeno.

En el curso que comenzará a impartirse mañana viernes en Tenerife se analizarán los principios biológicos que rigen la regeneración ósea, así como el diagnóstico basado en la biología de los tejidos y las técnicas y manejo del tejido blando. Además, habrá espacio para el debate y las preguntas y los participantes podrán presentar algún caso para discutirlo. En la parte práctica, en la que se podrá practicar la toma de injertos y los protocolos en el manejo de biomateriales, entre otros aspectos, existe un límite de plazas de quince asistentes.