miércoles, 8 de noviembre de 2017

1,8 millones de niñas y niños españoles menores de 12 años tienen caries en sus dientes primarios [Dentistas Castellón]


caries infantil

Madrid, 08/11/2017.- La caries es la enfermedad crónica más común en el mundo. Según el Atlas de la Salud Bucodental, en España 1,8 millones de niños menores de 12 años tienen caries en sus dientes primarios, por lo que su abordaje y cuidado constituyen uno de los mayores desafíos para la sociedad. El Consejo General de Dentistas recuerda cómo se pueden evitar y solucionar las caries para así disfrutar de una buena salud oral en la edad adulta.

La Organización Colegial insiste en la importancia que tienen los dientes de leche por varias razones: permiten morder y masticar la comida, actúan de guía y guardan el espacio para los dientes permanentes que saldrán más tarde, ayudan a pronunciar algunas palabras y cumplen un relevante papel en la sonrisa y autoestima del niño.

La creencia de que no hay que tratar las caries en los dientes de leche porque se van a caer es "totalmente falsa", explican desde el Consejo. Deben ser tratadas porque pueden originar infecciones, provocar la pérdida del diente y crear problemas posteriores. Además, las bacterias de las caries de los dientes de leche pueden afectar a los dientes definitivos, produciendo caries también en estos.

La caries de la primera infancia, aunque puede aparecer en todos los dientes, afecta sobre todo a los delanteros de arriba. Suele producirse por el contacto frecuente con bebidas azucaradas, zumos o leche (incluida la materna). Por este motivo, no se debe mojar el chupete en azúcar o miel, dejar al bebé acostado con el biberón y hay que limpiarle los dientes antes de que se duerma.

¿Cómo deben limpiarse los dientes?
-La higiene bucodental es imprescindible para evitar la aparición de caries. Incluso antes de que erupcione el primer diente se aconseja limpiar las encías del bebé con una gasa humedecida con agua.
-Desde que aparece el primer diente de leche, alrededor de los 6-8 meses de edad, es muy recomendable empezar a limpiarlos con un cepillo pediátrico, poniendo una mínima cantidad de pasta dentífrica con 1.000 ppm (partes por millón) de flúor.
-A partir de los 3 años de edad se puede poner pasta dentífrica con 1.000 a 1.450 ppm de flúor en una cantidad equivalente al tamaño de un guisante. Deben realizarse al menos 2 cepillados al día, uno por la mañana y otro antes de irse a dormir. Hasta esta edad el cepillado debe ser efectuado por los padres.
-Entre los 4 años y los 6, el niño debe aprender a cepillarse bajo supervisión.
-Desde los 6 y los 12 años se va completando la dentición permanente. En esta etapa, más que en ninguna otra de la vida, es fundamental reforzar la higiene (cepillar los dientes dos veces al día, como mínimo, con pasta dentífrica con 1.450 ppm de flúor durante dos minutos) y cuidar la alimentación. Pueden empezar a aparecer problemas de 'malposición' dentaria más o menos severa, que deberá valorar el dentista.

El Consejo General de Dentistas recuerda que los colutorios no sustituyen el cepillado, puesto que es la única forma de conseguir un correcto control de la placa bacteriana que se adhiere a los dientes. Además, los niños no deben utilizar enjuagues orales a no ser que los recomiende el dentista.

Por otro lado, se recomienda cambiar de cepillo de dientes cada 3 meses, puesto que va deteriorándose y pierde su eficacia. Con el uso se van deformando y perdiendo su capacidad de limpieza, aunque no sea perceptible a simple vista.

Cuándo acudir al dentista
La Organización Colegial recomienda ir a la consulta del dentista a partir del primer año de vida para así detectar y prevenir patologías, caries tempranas y otras anomalías. En las revisiones, el dentista decidirá si conviene aplicar selladores de resina en las fisuras de algunos molares para evitar la aparición del 70-80% de las caries. Estos selladores convierten la fisura en una superficie lisa, facilitando su limpieza y dificultando que crezcan las bacterias.

Para los niños que presentan mayor riesgo de caries, el dentista puede aplicar un barniz de flúor para proteger los dientes, aunque será el profesional quien determine si este tratamiento es necesario o no.

Asimismo, es aconsejable acudir al dentista si se observan anomalías en la erupción de los dientes, pues muchas veces se adelantan o se retrasan más de la cuenta, o salen los definitivos sin que se hayan caído los de leche. "La mayoría de las veces, si se detecta a tiempo, el problema tiene fácil solución", asegura la Organización Colegial.