martes, 10 de diciembre de 2019

No debes fumar después de una extracción dental [Dentista en tu ciudad]


El tabaco es una amenaza para nuestra salud y bienestar, considerándose entre los hábitos más perjudiciales para el organismo. Su repercusión negativa está demostrada en muchas enfermedades y alguna de ellas se relaciona con los dientes, sobre todo luego de realizar una intervención quirúrgica.

El tabaco tiene muchas sustancias toxicas que dañan directamente a las encías, dientes y lengua. Existe gran relación entre el tabaco y la enfermedad de las encías. Se calcula que entre el 30 y el 40% de los casos de periodontitis crónica pueden ser atribuibles al tabaco.

La acción del tabaco parece afectar la vascularización local y además es capaz de actuar sobre los mecanismos defensivos del organismo y sus extirpes celulares, podríamos pensar que estas acciones influirán en alguna medida en el postoperatorio de una Cirugía Bucal.

El tabaco también produce enfermedades periodontales –como la gingivitis–, lo que reduce la eficacia de las cirugías y complica las extracciones dentales. Muchos pacientes fumadores se preocupan por saber qué pautas deben seguir luego de una extracción dental y lo primero que se recomienda es evitar el tabaco al menos en las 48 horas después de la cirugía.

Los cigarrillos contienen multitud de tóxicos que pueden provocar desde una infección en la zona tratada, un aumento de la temperatura de la zona lo que puede terminar por disolver el coágulo, hasta efectos relacionados con una lenta cicatrización.

Por lo antes comentado, es recomendable que los fumadores luego de una extracción dental sigan las indicaciones del dentista en cuanto a evitar comidas pesadas, tomar antibióticos, no tomar bebidas alcohólicas y, además, evitar el tabaco.