miércoles, 11 de diciembre de 2019

¿Qué utilizar: Brackets u Ortodoncia invisible? [Dentista en tu ciudad]


¿A quien no le gustaría tener una bonita sonrisa? Cada vez hay mayor demanda de pacientes que buscan tener una dentadura casi perfecta recurriendo a tratamientos de ortodoncias cuya función principal es alinear los dientes.

Pero cuando pensamos en ortodoncia nos viene a la mente aquellos brackets metálicos que a muchos pacientes les da pena llevarlos. Pero para sorpresa de muchos, ya en el mercado existen otras modalidades que cumplen el mismo objetivo, ya sean los brackets de cerámica o las placas Invisalign.

Estos nuevos tratamientos han provocado un aumento en el número de niños y adultos que se deciden a usarlos por la comodidad que genera, por ser transparentes y ser removibles. Sin embargo, muchos pacientes no saben si decantarse por el método tradicional, o por uno más novedoso y actual (ortodoncia invisible).

Si estás dudando entre cuál elegir, ahora les comentaré algunas diferencias para ayudarte, de igual manera puedes visitar la Clínica Muelitas Dental en Carabanchel, donde los especialistas podrán recomendarte qué técnica es la más adecuada en función de tus necesidades.

El método tradicional de ortodoncia y conocido como "brackets" son unas piezas metálicas que se adhieren al diente en una posición e inclinación concreta, y junto a un arco, que atraviesa toda la arcada, garantiza que se muevan las piezas dentales para lograr su alienación. Estos brackets están recomendados para cualquier tipo de maloclusión o malformación dentaria.

La principal desventaja es estética. Los brackets de metal se ven muy fácilmente, por lo que no es una opción para aquellos pacientes en los que prime la estética. También un inconveniente es la aparición de llagas, que suele ser muy común por el roce de los labios y lengua con los brackets. Estas molestias son pasajeras y pueden solucionarse con el uso de cera de ortodoncia y enjuagues bucales con agua tibia y sal, que ayudan a cicatrizar rápidamente. Además, te limita en la ingesta de determinados alimentos más duros porque puede provocar la caída de los brackets. A la hora de mantener una higiene bucal es más complicado porque se puede acumular alimentos entre el arco y los brackets dificultando el cepillado.

Por otro lado, está el método más innovador y que está más de moda en la actualidad, y es la ortodoncia invisible. Tiene la misma funcionalidad de los "brackets" tradicionales por el movimiento de dientes, pero a nivel estético es más demandado por ser casi imperceptibles. Este tratamiento tiene una duración aproximada de entre 6 y 18 meses, en función de las necesidades de cada paciente.

En comparación con los brackets tradicionales es mucho más higiénico y cómodo ya que al ser removibles no es necesario llevarlo, por ejemplo, durante las comidas y debe cambiarse cada 15 días, ya que los dientes se van moviendo de forma progresiva.

Muchos pacientes no confían en este tratamiento, pero los aparatos invisibles pueden modificar cualquier tipo de problema y puedan llegar a corregir grandes problemas de apiñamiento o que requieran una gran movilidad de los dientes.

Ya vistas algunas de las diferencias, de las ventajas y desventajas de estas dos técnicas, es momento de elegir con cuál te decides. Si te queda duda, consulta con un especialista en ortodoncia y lograrás conseguir la sonrisa que siempre has deseado.