miércoles, 18 de noviembre de 2020

Chequeos periódicos y hábitos de higiene dental desde la infancia: claves para tener una boca sana en la edad adulta [Dentistas Castellón]


Dia Mundial de la Infancia

Castellón, 18/11/2020.-  Los últimos datos oficiales revelan que en España el 31% de los niños menores de 6 años tiene caries y el 75% de los menores de 3 años no ha ido nunca al dentista. También que sólo entre el 10% y el 20% de las caries en dientes temporales reciben su tratamiento oportuno. Son cifras que el Colegio Oficial de Dentistas de Castellón pone sobre la mesa con motivo de la celebración, este próximo viernes, 20 de noviembre, del #DíaMundialdelaInfancia. Una fecha "idónea", incide su presidenta, Salomé García, para poner en valor la importancia de la #saludoralinfantil.

"Inculcar buenos hábitos de higiene bucodental y unas medidas preventivas adecuadas durante las primeras etapas de la vida es fundamental para garantizar una correcta salud oral en la adolescencia y en la edad adulta", añade García. También es clave vigilar lo que comen los más pequeños: una dieta baja en azúcar, sal y grasas, y alta en frutas y verduras reduce las enfermedades bucodentales y contribuye a una buena salud general. Todo ello sin olvidar la prevención: los chequeos dentales periódicos son otro punto favorable. "El factor tiempo es clave: cuanto más se tarde en iniciar los procesos de higiene dental, más probabilidades tendrá el niño de presentar caries", recuerda.

¿Cuándo visitar al dentista por primera vez? ¿A qué edad empezar con el cepillado dental? ¿Qué hábitos de higiene oral son los recomendados a cada edad? ¿Qué alimentos favorecen una boca sana? Son algunas de las preguntas que se hacen a diario padres y madres, y a las que el CODECS quiere dar respuesta con estas pautas para preservar la salud oral desde la infancia.


Primera visita al dentista: ¿cuándo?
La Sociedad Española de Odontopediatría afirma que la primera visita a la clínica dental debe realizarse en el primer año de vida del niño. Este primer contacto con el dentista es fundamental porque marcará para siempre la conducta futura. Tiene por objetivo detectar y prevenir patologías, caries tempranas u otras anomalías. "Es muy importante que le llevemos cuanto antes para que el niño se familiarice con el dentista y el entorno, sin esperar a llevarle cuando haya enfermedad porque la experiencia será más negativa", explican desde el CODECS. Esta primera toma de contacto servirá también para mostrar pautas de higiene oral a los padres para empezar a aplicar en casa.

Higiene oral en bebés y menores de 3 años
Hasta la erupción de los primeros dientes (en torno a los 6 meses), es recomendable realizar una limpieza de las encías pasando el dedo envuelto en una gasa húmeda, un dedal de silicona o un cepillo para lactantes (una vez erupcionen los molares podrá empezar a utilizarse un cepillo dental adecuado a su edad).

A partir de los 6-8 meses de edad ya se recomienda usar pasta dental del tamaño de un grano de arroz. Es importante utilizar una pasta de al menos 1.000 partes por millón de ión flúor al haberse demostrado que concentraciones de flúor inferiores no son eficaces en la prevención de la caries.

Al cumplir los 3 años se aconseja aumentar la cantidad de pasta en el cepillo: ahora pasará a ser del tamaño de un guisante.

Cepillado dental supervisado
El cepillado requiere de una cierta habilidad, por lo que los primeros años debe estar supervisado por un adulto para que sea eficaz y evitar que el pequeño trague pasta. Hacia los 8 años el niño ya habrá adquirido la suficiente destreza como para realizar él sólo el cepillado "pero es bueno seguir vigilándolo y ayudando si es necesario, sobre todo en el cepillado nocturno, que es el más importante de los dos que han de realizarse, como mínimo, cada día", destaca Salomé García.

El cepillo debe cambiarse cada 3 meses o cuando note que se empiezan a deformar las cerdas.

Dieta y salud oral en la infancia
Empezar tempranamente con unos hábitos de dieta saludable ayudará a una correcta salud oral, tanto en la dentición de leche como en la dentición permanente futura. "Hay que vigilar tanto la cantidad de azúcar en los alimentos o bebidas como las veces que se consume al día; controlar el consumo de productos y bebidas azucaradas es clave, y limitarlas a situaciones excepcionales y siempre durante las comidas, evitando su ingesta entre horas, también", añaden desde el CODECS.

Para ese 'picoteo' entre horas se aconseja recurrir a frutas, vegetales, yogur, queso o pan. El agua y la leche son las bebidas más saludables para los dientes.

Desde el CODECS apuntan a tener en cuenta que las etiquetas 'bajo en azúcar' o 'sin azúcar añadido' no significan que los productos no lleven azúcar.