El dominio (y la web) consultadental.es están en venta.

COMPRAR

jueves, 19 de julio de 2018

OPINIÓN: "Hacernos visibles en el diagnóstico precoz del cáncer oral", por Ana Mingarro de León [Dentistas Castellón]


Ana Mingarro de León.
Ana Mingarro de León.

Castellón, 19/07/2018.- Las cifras inquietan, pero el diagnóstico precoz es la mejor herramienta para revertirlas y el papel del profesional de la Odontología es clave en esa lucha contrarreloj. La base para evitar perder un tiempo maravilloso e importantísimo. Hablamos del cáncer oral y del papel que tu dentista juega en este engranaje para plantarle cara a la enfermedad.

Pese a no ser un cáncer demasiado conocido, el oral supone un 3% de todos los cánceres del organismo y es el sexto tipo de cáncer humano más frecuente, con un pronóstico de vida que en la mitad de los casos ronda los cinco años de vida.

Cada año se diagnostican en el mundo más de 570.000 casos nuevos de cáncer oral. La incidencia en España es de 5-12 casos por 100.000 hombres/año y de 0,6-2 casos por 100.000 mujeres/año, aunque estas cifras se están igualando con la adopción por parte de la mujer de hábitos nocivos hasta la fecha mayoritarios en la población masculina, como el tabaco y el alcohol.

En estos pacientes, tanto la prevención como el diagnóstico precoz juegan un papel fundamental en el manejo de esta enfermedad.
Uno de los grandes hándicaps ante los que nos encontramos en este aspecto es que en la mayoría de ocasiones, ante una lesión oral, el paciente no sabe a quién acudir, qué profesional tiene competencia para diagnosticarla. ¿Será el dermatólogo? ¿El médico de cabecera? El dentista sólo trata dientes, ¿no?

Esta lucha dubitativa hace que perdamos un tiempo maravilloso e importantísimo a la hora de diagnosticar al paciente de un posible cáncer oral. Lo que puede hacer que, en muchas ocasiones, el tratamiento para combatirlo sea mucho más agresivo, disminuyendo considerablemente la calidad de vida del paciente o, lo que es peor, que este diagnóstico tardío haga que no lleguemos a tiempo.

El odontólogo es, sin duda, el profesional sanitario más adecuado para identificar y diagnosticar lesiones que pueden desencadenar en un cáncer oral. Como profesionales de la odontología, tenemos la gran suerte de poseer una visión global, rápida y eficaz del paciente únicamente pidiéndole que abra la boca. Haciendo una exploración clínica exhaustiva y minuciosa podemos identificar lesiones potencialmente malignas o aquellas subjetivas de tener una mala evolución.

Una vez identificadas, es de vital importancia valorar el manejo adecuado a cada paciente, en función de su situación personal y de las características de la lesión.

Como lesiones potencialmente malignas, no va a ser infrecuente observar, casi a diario, lesiones leucoplásicas, liquen plano oral, eritroplasias, queilitis actínicas. La mayoría asintomáticas hasta que degeneran en cáncer.

Los profesionales de la odontología debemos hacernos visibles en esta lucha. Ayudar a que todos los pacientes tomen conciencia de que nos dedicamos a mucho más que a 'cuidar' de sus dientes. Que la salud oral es un concepto extenso, y que como expertos en la materia, debemos ser la primera puerta a la que llamar ante cualquier lesión bucodental que genere dudas. Es el 'granito' de arena –más que destacado- para plantarle cara a las cifras inquietantes con las que abríamos este artículo. Y todo a través de un gesto tan sencillo como el de abrir la boca.

ANA MINGARRO DE LEÓN es Licenciada en Odontología en la Universidad Cardenal Herrera CEU (2005-2010 ); Máster en Medicina y Cirugía Bucal por la Universidad de Valencia/Hospital General Universitario de Valencia; Máster en Ciencias Odontológicas (2011-2012); Diploma en Medicina Oral en la UV y Profesora titular de Medicina Oral desde 2013 en la Universidad Católica de Valencia.